CONEJOBELGA

26 septiembre 2012

César Rangel, Galería Ginocchio


A partir del tema del cuerpo humano en el agua y sus implicaciones psicosomáticas, míticas y poéticas, César Rangel (Ciudad de México, 1977) reúne dibujo, fotografía y escultura en esta exhibición. 

«Nado para ser pájaro, serpiente, risa de vértebras, vaivén idéntico al sonido que nombra de un golpe: hueco, nadador y agua», explica el artista. En su obra, el nado surge como gesto poseedor de una facultad especial para nombrar la totalidad. 

Esta virtud holística sirve también como metáfora de lo eterno: de un extremo a otro de la alberca, el cuerpo suspendido afirma que la vida es —en principio y sin juicios— un continuo devenir, un proceso y una forma de sucederse.