CONEJOBELGA

11 diciembre 2017

el amor es una espiral descendente


Temporada de huracanes, la reciente novela de Fernanda Melchor, reconstruye un crimen desde la ficción policiaca.
 
1. Los huracanes llegan sin avisar. Irrumpen. Arruinan. Horadan. Se habla de huracanes reales y metafóricos. De contextos que pierden su nivel moral. Es un hecho que Veracruz fue asolado durante el gobierno de Javier Duarte. Y que en México vivimos una de las épocas más peligrosas para ejercer el periodismo. Es un hecho que atravesamos un estado de vulnerabilidad y desprotección entre aguas contaminadas por el descreimiento político, la violencia y el narco. ¿Sobre qué escribir, entonces? ¿Cómo escribir después de Ayotzinapa, o el asesinato de Rubén Espinosa y Nadia Vera? ¿A dónde dirigirnos en medio de las ráfagas de feminicidios, promesas electorales oportunistas, sospechas de represión militar y un clima francamente perverso?

2. En uno de sus divertidos planteamientos binarios, Ernesto Sabato divide la literatura entre cortesana y problemática. La primera sería aquella que busca entretener, se distancia voluntariamente de ciertos asuntos existenciales y adopta un acento lúdico. La segunda, más reflexiva, dedica sus recursos a comprender la condición humana y teje una alegoría más o menos espesa sobre los conflictos del individuo. Me pregunto si no podría haber un término medio, y si un autor no podría fusionar ambas posiciones. Pero Sabato no era un intelectual aristotélico; lo sabemos por su posición antagónica frente a Borges. Enemistad que él mismo, bajos sus propios criterios, planteaba. ¿Quién es cortesano, y quién reflexivo? ¿Quién escribe desde torres de marfil, y quién explora el subsuelo? Etc.

3. Sirva lo anterior para encuadrar cierta literatura que está produciéndose en Latinoamérica. Y señalar cómo las preocupaciones de algunos autores vinculan el quehacer literario con la exploración de situaciones límite sin perder la brújula del fenómeno estético. Mariana Enríquez, en su orientación hacia el relato de horror, ha sabido exprimir el ecosistema de la crítica social sin caer en el folleto moralista o el reduccionismo de la nota roja. Caso similar al de Samanta Schweblin, que pone el dedo en las múltiples llagas de lo cotidiano/político sin reclamar culpables. Fernanda Melchor, en Temporada de huracanes, logra matar dos pájaros de un tiro. Aborda un crimen pasional reciente, donde los muertos se pudren a plena luz del día, y adopta el código verbal de personajes periféricos. Habla como ellos. Les da voz. Los habita con chismes, rumores, insultos. La trama—un brujo asesinado por su amante—es una sesión espiritista.

4. Personajes que hablan sucio y rastrean dentro de su cabeza los acontecimientos previos al crimen. Lo que une a las criaturas de Melchor no es el amor sino el espanto—invocando a Borges—, porque sus pasiones van directo al ojo del huracán. El narrador, si bien es omnisciente, no se coloca en un sillón metafísico a la distancia, observando con desdén lo que ocurre, sino que posee los cuerpos como un demonio. Entra en las gargantas. Habla por sus bocas. Los domina. Dentro de este storytelling atravesado por imágenes explícitas de sangre, lodo y sexo, el lenguaje revela una transgresión infinita. Recorremos los círculos del infierno en capítulos de un solo párrafo, agotadores y concéntricos. Nos movemos en órbitas elípticas alrededor del desamparo. El tour recuerda lo que hizo Gaspar Noe con Irreversible.

5. Como si la literatura marchara en sentido inverso a la realidad aplastante—a peores circunstancias, mejores libros—, la prosa de Fernanda Melchor funge como un exorcismo. Novela de pulso desenfrenado, Temporada de huracanes no se anda con rodeos. Advertidos están.  


 
Temporada de huracanes (2017). Fernanda Melchor. Random House.



30 noviembre 2017

drugs


Te preparamos un coctel cinéfilo.
 

Cuídate las espaldas
En CeroCeroCero, Roberto Saviano explica que, tan solo en México, el mercado de la droga genera entre 25,000 y 50,000 millones de dólares al año. Un tema del cual se ocupa la película Gomorra (Matteo Garrone, 2008), basada en su primera novela. Allí vemos cómo la mafia napolitana influye de modo directo en la vida de Ciro, Totó, Roberto y Pasquale. Llama la atención que el propio Saviano ha sido objeto de persecuciones y, a la fecha, requiere un equipo de guardaespaldas para protegerse de los Casalesi por haber revelado sus redes de narcotráfico.



Honra a tu país
Amat Escalante también sabe cómo diluir con ácido la ficción y la realidad. Heli, de 2013, recibió duras críticas en México; incluso fue calificada de traición a la patria. ¿Las razones? Muestra un crudo análisis sobre la relación entre narcotráfico, ejército y gobierno, focalizada en el drama familiar de Estela (Andrea Vergara), una adolescente de 12 años enamorada de Beto (Eduardo Palacios), un muchacho bajo entrenamiento militar. Además, contiene escenas de violencia explícita, como la de un grupo de niños jugando Wii durante un episodio de tortura.



Sumérgete
Enter the void, de Gaspar Noe, se estrenó en 2009 con críticas mixtas, tirando a malas. Carlos Boyero, crítico del diario El País, la describe sintéticamente como “una historia desarrollada en Tokio que va de drogas, reencarnaciones, de continuas referencias a El libro tibetano de los muertos, de viajes astrales, del cordón umbilical entre la vida y la muerte. El problema es que provoca infinito mareo en la vista y el cerebro.” ¿Cuánta psicodelia es capaz de soportar la mente humana, sin aburrirse o sentirse vacía?



Observa con atención
Si hablamos de viajes intensos, A scanner darkly (2006) te volará la cabeza. Philip K. Dick, el autor del libro, poseía un intelecto afilado, casi místico, lleno de paranoia y esquizofrenia. La historia fue adaptada al cine por Richard Linklater, quien fusiona dibujos animados sobre imágenes reales. Veremos cómo un agente encubierto (Keanu Reeves) se abisma bajo el consumo de la Sustancia D, poniendo en riesgo su propia identidad. Incluye un monstruo de cien ojos que le hace guiños al panóptico de Foucault. ¡Sociedades hipervigiladas, uníos!



Y nunca dejes de cantar
Cobain. Montage of heck (Brett Morgen, 2015) tiene a su favor la nostalgia de los héroes caídos y una excelente factura. El ritmo fluye, nos atrapa desde las primeras secuencias. Y, por supuesto, nos describe la fulgurante caída libre de Kurt Cobain desde sus inicios como chico marginal hasta el último disparo. La banda sonora nos dejará fríos con la versión para coro de Smell like teen spirit, de Scala & Kolacny Brothers. Más allá de eso, tenemos enfrente un material destacable, con el sonido macabro de la heroína y las jeringas.





21 noviembre 2017

super mario odyssey_fantastic voyage



Revisamos las aventuras del plomero cosmopolita en el Nintendo Switch. 

Ligerito, ligerito
La odisea del plomero dura lo suficiente, aunque no demasiado. Sobra decir que se trata de un título de excelente factura: gráficamente luce maravilloso en mundo abierto, y cada región te causará impresiones distintas.  Tal vez algún déjà vu. La música te envuelve y los paisajes cobran vida, literalmente, cuando te apropias o capturas a ciertos enemigos exclusivos del hábitat (momentos épicos: el dinosaurio). Sin embargo, la estética es la de un videoclip millennial. Segmentos breves, mucha ambientación cool, sorpresas que parecen gags a viejas iteraciones, y un espíritu de reciclaje bien elaborado. Pastiche, no obstante.


Un título fácil
Exacto, me pregunto lo mismo: ¿por qué? La curva de dificultad plantea el desafío del control y precisión en saltos, movimientos y estrategias. Sin embargo, en términos generales, los retos son extrañamente sencillos. Algunas partidas más, algunas menos, y tendrás dominio de un Mario ágil, versátil y mutable según los accidentes geográficos que requieran tu habilidad y los personajes que adoptes. La dinámica consiste en acumular energilunas, y hallarlas no llevará demasiado tiempo. Sentí que la odisea oscilaba entre guiños a Yoshi’s Woolly World y el viejo Super Mario Bros. cuando atraviesas segmentos en 2D.


Plataformas exquisitas
Si algo habría que destacar de Mario es que Nintendo lo ha llevado tan lejos como ha querido. El diseño de plataformas en Super Mario Odyssey luce muy elaborado, elegante y funcional. Atravesarás pinturas para dar saltos espacio-temporales, te involucrarás en carreras de osos polares a la Mario Kart, celebrarás un concierto en New Donk City mientras homenajeas al Donkey Kong ochentero, caminarás sobre la luna. Los recursos varían y son tan flexibles como tu inseparable Cappy. Cada escenario integra secciones que ocultan tesoros, zonas inhóspitas y tubos verdes. Cru-cru-cru.




Trajes personalizados
A medida que viajes, visitarás tiendas que ofrecen souvenirs para que tu aventura se adapte al entorno. Prácticamente hay un Mario para cada reino, y también una versión vintage para quienes quieran caracterizarlo de Dr. Mario, Super Mario Maker, Super Mario 64 y demás fetiches. Si bien esta característica obedece a elementos cosméticos, en ocasiones el traje adecuado te abrirá la puerta hacia rutas inaccesibles. El sistema de acumulación de monedas amarillas y moradas plantea una economía perfecta dentro del juego. En un mundo globalizado, los trajes valen cada peso invertido.
 
Estrategia de marketing
El aparato mercadológico para vender Super Mario Odissey no es mera casualidad. Lo puedes observar en las campañas previas al lanzamiento. Hubo una segmentación minuciosa y hasta diabólica. Nintendo apeló nuevamente a la estrategia del océano azul. Abrir nuevos mercados: la formula de su reinvención. No hay mejor ejemplo que el Switch, considerado el dispositivo del año por Time Magazine. Tras el fracaso comercial del Wii U, Mario nos dice algo clarísimo: Estoy en todos lados, soy el número uno. Y si me apetece, le guiño un ojo al iphone X. Nintendo puede hacerlo.
 
¿GOTY?
Quizás, pero no por encima de Breath Of The Wild, la verdadera joya de la corona. Hay otras maravillas en el mapa, como Nier: Automata, que en cuanto a madurez, profundidad y narrativa merece especial atención, y le da nuevos aires a la industria. Nintendo apuesta en Super Mario Odyssey por un lavado de cara conveniente para su franquicia más asidua. Eso conlleva sacrificios que a muchos dejarán con una sensación de viaje mágico/místico ridículamente corto. Uno podría seguir gastando más horas en las misiones secundarias. O tomarse muchas fotos. Aun así, la odisea termina muy rápido.




11 noviembre 2017

festival yucatán escénica_8a edición



¿ESTÁS

LIST@?


Del 10 al 18 de noviembre, la octava edición del Festival Yucatán Escénica reunirá a los amantes de la danza, estudiantes, profesionales y público en general. Las compañías que conforman la cartelera de actividades provienen de Yucatán, Guadalajara, Veracruz, Ciudad de México; y de los países de Alemania, España y Costa Rica. Cada propuesta artística se distingue por su lenguaje vanguardista y de investigación en torno a la danza contemporánea.
Créssida Danza Contemporánea funge como compañía anfitriona, y Festina Lente (Alemania), La Intrusa (España), Colectivo Clá (Costa Rica), Anzar Danza, La Intrusa, La Poloquera Escénica, Intrigosa Danza, Proyecto Tres, Lux Boreal y Physical Momentum Project (México) visitarán Yucatán para presentar sus propuestas.
 

Como cada año, la sede principal será el Conservatorio de Danza de Yucatán / Espacio Créssida, ubicado al noreste de la Ciudad de Mérida, en una de las antiguas bodegas que servían para almacenar la producción de henequén de la época porfiriana. Todas las funciones se llevarán a cabo a las 9 de la noche en la Sala de Arte de este recinto. La entrada es libre con previo registro. Asimismo, en esta ocasión el Centro Cultural La Cúpula será la sede para la proyección de un espectáculo de videodanza.
Los creadores ofrecerán también talleres y conferencias abiertas al público. Consulta AQUÍ la cartelera completa.

El Festival Yucatán Escénica es un proyecto apoyado por el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, y ha recibido el respaldo de organismos como la Capital Americana de la Cultura, la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, el Goethe Institut y el Centro Cultural La Cúpula. 




Texto + imágenes: Festival Yucatán Escénica


05 noviembre 2017

mácula lútea_un experimento visual


Boris Viskin interviene las viñetas de Ad Reinhardt con resultados sorprendentes.

PINTURA REFLEXIVA
En Diciembre de 2016, Boris Viskin trabajó en el Laboratorio de Gráfica y Diseño Casa Lo’ol de Lux Perpetua Art Centre. Básicamente produciría collages y relieves en técnicas mixtas, incluyendo la mezcla de imágenes digitales. Fue muy honesto cuando dijo: «Mi trayectoria ha tenido curvas y bifurcaciones, épocas geométricas y figurativas, rayando a veces lo conceptual. Puede haber piezas que no tienen ni un brochazo hecho por mí, que son más construidas que pintadas, pero aun así las sigo considerando como pinturas.»
Mácula lútea vino después, pero sigue la misma lógica. La serie muestra ensambles de distintos materiales, variaciones de ideas atravesadas por el humor frío, cierta ironía que supone un significado profundo y una propuesta plástica que sabe mofarse de sí misma. «Me pasa muy a menudo que llego con ideas que van variando al trabajar el material. En algunos momentos el proceso fluye bien, en otros se atora, pero trato de generar un espacio, un ambiente y una relación con el espectador que es pictórica, a fin de cuentas.»

En el punto exacto donde la pintura se convierte en reflexión sobre sí misma—o anecdotario burlesco digno de serie animada—, Viskin celebra la mancha amarilla del ojo que nos permite ver los pequeños detalles. Las piezas [collages, grabados y esculturas] reutilizan las viñetas de Una página de chistes, del neodadaísta estadounidense Ad Reinhardt, y parecen actualizar la información contenida en aquellas imágenes satíricas, antifascistas y anticomunistas. La irreverencia y el sentido lúdico se abrazan emocionados.


DUDAR DE TODO
Lo atractivo de Viskin es que con una mano demuestra su interés por explorar genuinamente el pasado artístico reciente—teorías, tendencias e ideas gestoras—y con la otra da saltos hacia nuestros días interviniendo ese mismo cúmulo de información. Su audacia conlleva ciertos riesgos. El artista expresa que duda prácticamente de todo; parece desconfiar del fenómeno artístico, de su propia obra e, incluso, de los espectadores. ¿Lo dice en broma o habla en serio? Nadie sabe; he ahí lo divertido del asunto.

A través de este diálogo visual entre Viskin y Reinhardt veremos un amplio catálogo de artefactos. El equilibrio entre los conceptos puros y la tentación de darles la vuelta llevándolos hacia un lenguaje más coloquial consigue resultados insólitos. Lo que vemos también nos mira, nos involucra. Como diría el poeta Antonio Machado: el ojo que ves no es / ojo porque tú lo veas; / es ojo porque te ve. Mácula lútea propone un juego de miradas para perdernos y volvernos a encontrar en los pasillos del arte contemporáneo.

Híbridos que apuestan por la reconstrucción conceptual, los trabajos del artista judío mexicano exploran elementos opuestos con un estilo limpio y arriesgado. «Y bueno, como artista tampoco soy alguien muy lineal que sigue un tema o una técnica u obsesión, sino que abro varios caminos a la vez. Mi obra es un poco esquizofrénica, y tampoco puedo decir que sigue esa misma línea.» El experimento es múltiple, y se despliega a nuestro paso. Ahora es cosa de abrir los ojos. Dejarse sorprender.
 
CONEJOBELGA I Cultura Pop agradece a Nadia Pérez, de Lux Perpetua Art Centre, todas las facilidades otorgadas para la realización de esta reseña.


23 octubre 2017

la frágil simetría

 
Una propuesta interdisciplinaria en torno a las emociones y el equilibrio interior.
 

ASPIRACIÓN AL ORDEN
Mientras veía Fragilidad del equilibrio, recordé una cita de Alejandro Zambra a propósito de su novela Bonsái, donde habla sobre la búsqueda de simetría en medio del caos: Estamos en el caos pero nunca dejamos de buscar la simetría, de desearla. Es un deseo melancólico. Como cuando los niños van caminando y no quieren pisar las rayitas del piso: en algún momento eso se les transforma en algo muy importante, y no sólo no quieren pisar la rayita, sino que piensan que cuando, por error, lo hagan, cometerán un error grave, algo irreparable. Lo que sientes cuando pisaste la rayita.

Fuera de Centro, recinto de la Compañía Tatzudanza, posee dimensiones pequeñas. Con las luces apagadas, la atmósfera se densifica. El esbozo de una melodía lúdica y tribal se abre camino. Al fondo del escenario, una instalación compuesta de cerámicas tubulares permanece suspendida. Especie de tótem minimalista, es la columna vertebral de la pieza. A través de ella, los tres intérpretes [Tatiana Zugazagoitia, Paco Marín y Alfonso García Medina] juegan a crear su propio lenguaje. Construcción y deconstrucción, sentido y sinsentido, tintineos y jitanjáforas convergen dentro de un espacio simbólico que también admite improvisaciones.

Entrevista en DUDUMDUSH


CUERPO, ESPACIO, ACCIDENTE
Pisar la rayita equivale a jugar con las finas esculturas creadas por Katrin Schikora. Se activa una representación casi abstracta de acciones concretas. Alfonso parece descubrir el fuego cuando dispone montículos en el piso, mientras Tatiana mantiene algunas piezas en equilibrio sobre sus brazos, y Paco se inventa un idioma nuevo. El ritmo tintineante sumerge al público en tres ejecuciones lúdicas. Cuerpo y cerámica se abrazan en un ejercicio de taquimecanografía visual. Y es ahí donde lo frágil adquiere fortaleza. El accidente, la fractura y el temblor forman parte del círculo. Se integran al todo.

«En general, en la obra empleamos juegos abstractos en torno a las exploraciones con la instalación. Que no es una escenografía: hay que verla como un objeto visual para ser intervenido», explica Zugazagoitia. En clave simbólica, sin mediación de códigos lingüísticos, contemplamos la estética de un tránsito. Fragilidad del equilibrio sublima preocupaciones cotidianas como el trabajo, las relaciones amorosas, la familia o el yo con pleno dominio de sus recursos: descubriendo formas intuitivas de gestos humanos. Progresión, expresividad y belleza se sostienen hombro con hombro, hasta el final.
  
EPÍLOGO
La frágil simetría construye sentidos vulnerables. Hubo cierto momento en el que recordé temas de Sigur Rós, pues también crearon su propio idioma [hopelandic], el aforismo más conocido de Wittgenstein [Los límites de mi lenguaje son los límites de mi mundo] y un poema de Roberto Juarroz, epílogo de nuestra reseña:

A veces parece
que estamos en el centro de la fiesta.
Sin embargo
en el centro de la fiesta no hay nadie.
En el centro de la fiesta está el vacío.

Pero en el centro del vacío hay otra fiesta.




Fragilidad del equilibrio
Tres personas de distintas edades intervienen una instalación creada ex profeso, usando objetos de cerámica como metáfora para hablar de la fragilidad del ser humano y su relación con la vida y con su propio equilibrio emocional. Temporada dedicada a la memoria de George Samuelson. El equipo creativo está conformado por: Katrin Schikora, instalación; Manuel Estrella Gato, sonorización; Mónica Aranda, vestuario; Christian Rivero, iluminación; creadores escénicos: Paco Marín, Alfonso García Medina y Tatiana Zugazagoitia. Dirección: Tatiana Zugazagoitia. Proyecto beneficiado por los Fondos Municipales para las Artes Escénicas 2017. 
Edición de textos: Christian Núñez. Imágenes: Maru Fitzmaurice. CONEJOBELGA I Cultura Pop agradece el apoyo de Aída Barrera para la realización de esta reseña.

28 septiembre 2017

jess ayala_somos violetas



    
Jessica Ayala estudió Literatura Latinoamericana y es cofundadora de Somos Violetas, una plataforma digital sobre contenidos feministas.


 

  
MUST HAVE
Carol Santana, cofundadora de Somos Violetas, y yo éramos fanáticas de revistas femeninas como Veintitantos, , Cosmopolitan y Vogue. Estábamos obsesionadas con la moda, nos encantaba leer sobre la vida de los famosos y contestar aquellos tests sin sentido que te dirían si le interesabas al “chico de tus sueños” o si era el ideal para ti. Por todo lo anterior no nos perdíamos ninguna edición y llegamos a tener una gran colección de ellas.

Sin embargo, conforme crecimos y nos volvimos más críticas (siendo estudiantes universitarias: Carol es egresada de la Licenciatura en Comunicación Social y yo Licenciada en Literatura Latinoamericana), comenzamos a cuestionar los contenidos que nos ofrecían. Llegó el punto en el que ya no nos sentíamos identificadas y simplemente teníamos otros intereses. Por ejemplo, recuerdo que Vogue publicaba el famoso “must have” de cada estación del año y te mostraba los accesorios/ropa/zapatos que necesitabas para “estar a la moda” en el que todos los productos son de marcas carísimas como Givenchy, Marc Jacobs o Dior que a una mujer de clase media, como nosotras, se nos dificulta adquirir.

A partir de esto nos dimos cuenta que dichas revistas le hablaban a un estereotipo de mujer: trabajadora pero de clase alta que necesita de ciertas cosas y que debe poseer ciertas actitudes para sentirse empoderada. En resumen: abordan discursos sobre lo que es, necesita o debería ser una “mujer moderna”.

Después de platicar en diversas ocasiones y sintiéndonos seguras con la propuesta que planeamos, decidimos comprar un dominio y llamarle a nuestra revista digital Somos Violetas (en honor a las Violetas del Anáhuac, periódico feminista decimonónico). Con este proyecto buscamos compartir nuestras experiencias y generar conversación con otras mujeres sobre lo que nos enfrentamos día a día en pleno siglo XXI. En este espacio que creamos no existe censura y queremos platicar con ellas de temas que nos importen a todas tales como el acoso, el aborto, el amor propio, violencia de género, el machismo, entre otros.


SORORIDAD + AMOR PROPIO
Escribimos un breve manifiesto inspirado en cómo las mujeres somos vistas desde el imaginario colectivo. Ahora que es recurrente que algunas mujeres víctimas de acoso y/o violencia publiquen sus casos en facebook y se vuelven virales, es alarmante leer los comentarios que las juzgan y culpan por lo que les haya ocurrido. Un claro ejemplo fue el de Karen Isabel, la sobrecargo de Interjet.

Las burlas fueron constantes por el hecho de que ella en todo el video no paraba de llorar, además de que contó todo meses después; por lo tanto, nadie le creía. Es como si solo por el hecho de ser mujer y estar llorando, nuestros testimonios/vivencias fueran un simple berrinche. Me sigue impresionando que los casos de violencia hacia la mujer no los toman en serio y siempre intentan minimizarlos. Es como una fórmula: mujer + llorar/enojo = denuncia pública (acto visceral que ya luego se le pasará).

Dicho manifiesto pueden encontrarlo en nuestra página. Lo tenemos como un editorial donde mencionamos lo difícil y complejo que puede ser una mujer moderna en el siglo XXI, pues a pesar que se han derribado muchos tabúes seguimos presenciando el machismo en la vida diaria: desde pequeñas acciones como un piropo hasta los feminicidios y la cultura de la violación. Lo que más nos mueve es la sororidad y el amor propio. Valoramos y celebramos las diferentes maneras en que las mujeres se expresan y queremos promover el sentido crítico y la tolerancia, acercando el feminismo a la sociedad como algo real y no solo como mera teoría.

MANIFIESTO
SOMOS VIOLETAS

Las mujeres aún somos ataque constante de diversas fuerzas que pareciera que conspiran para que nos quedemos calladas. Muchas veces nuestras opiniones son vistas como meros actos de vanidad, cargados de sentimentalismo, capricho e incluso inestabilidad emocional.

En estos tiempos, tenemos que ser muy valientes para poder expresarnos sin miedo a ser señaladas y en Somos Violetas estamos firmemente seguras de que nuestras historias merecen ser contadas.

Tenemos unas enormes y sinceras ganas de platicar de todo: desde tu última cita con el ginecólogo, los problemas en el trabajo, la dieta que no funcionó y, por supuesto, hasta de tus enredos amorosos. Somos Violetas está conformado por un grupo de mujeres interesadas en ayudarnos las unas a las otras. Nuestra finalidad es compartir un espacio en el que a través de nuestras experiencias podamos hacer frente a la batalla diaria de ser mujer en pleno siglo XXI.
¿Nos acompañas?
 
SECCIONES
Tenemos diferentes secciones, siempre cuidando la perspectiva de género. Por ejemplo, en Girl Power hacemos entrevistas a mujeres cuyo trabajo y/o labor admiramos y que nos interesa promover. Tal es el caso de la tatuadora Leto Martín, Aborto Yucatán e Itzel LG, CEO de la marca de lencería mexicana Micaela, por mencionar algunas.

En Soy Violeta recibimos textos en torno a la violencia sexual con el fin de visibilizarla. Esta es la sección más difícil para nosotras a nivel personal, ya que al ser testimonios, leemos las experiencias de muchas mujeres que no denunciaron por temor y cuyo único consuelo es sentarse a escribir con la esperanza de que no le suceda a ninguna otra mujer. Han sido varias mujeres las que nos han pedido que se publiquen sus textos de manera anónima o bajo un pseudónimo. Agradecemos infinitamente que confíen en nosotras y colaboren con la revista. Juntas estamos haciendo ruido.

Contamos también con ensayos, creaciones literarias y reseñas de películas, libros y series. Claro, con perspectiva de género.


MODERNIDAD LÍQUIDA
Como buenas millennials, sabemos que vivimos en la era del consumo rápido, esa “modernidad líquida” de la que tanto habló Zygmunt Bauman para describir un mundo en el que todo se desvanece casi de inmediato y está ansioso de novedades a cada momento (por definirlo de una manera extremadamente sencilla).

Por esto sabíamos que para crear nuestra marca era muy importante plantear la parte visual con la finalidad de posicionarnos ante el público y que éste nos reconociera.  Es por eso que tratamos de hacerlo lo más llamativo posible a través del diseño. Usamos mucho el rosa porque por mucho tiempo renegamos de este color (misoginia internalizada) y aunque nuestro nombre es Somos Violetas, creemos que jugar con colores diferentes y contrastantes como por ejemplo el amarillo con el rosa mexicano (que puede verse en la campaña que realizamos llamada “Denuncia al Macho”) es también una manera de rebelarnos y no encasillarnos como se nos ha instruido durante siglos.


CULTURA POP
En general, estamos permeadas de la cultura pop. Yo admiro a Chelsea Handler y Carol es fan de Mindy Kaling. Podemos citar desde Beyoncé y Mulan hasta lo último que dijo Osorio Chong. Admiramos a mujeres importantes del movimiento feminista como a la recién fallecida Kate Millet y a Gloria Steinem, quien aún sigue en la lucha. Hemos leído desde Simone de Beauvoir hasta Marcela Lagarde, Marta Lamas y Gabriela Cano.

Escribimos sobre otros colectivos importantes a nivel nacional como lo fue (E)stereotipas, liderado por Estefanía Vela y las diversas actividades que realizan las chicas de Reflexión y Acción Feminista Yucatán. Serie, película o libro que aborde un tema relacionado con la mujer, es cien por ciento seguro que sea recomendado en Somos Violetas. Solo por mencionar un ejemplo, hace un par de meses vi la serie Big Little Lies y pueden encontrar la reseña que escribí en la página web. Por otro lado, Carol está trabajando en una serie de ensayos sobre el modo en que la prensa ha tratado a Britney Spears, Kesha y Taylor Swift con respecto a sus “escándalos”.

Parte de Somos Violetas es llevar el feminismo en la vida diaria y sabemos que no hay mejor ejemplo que la cultura pop para demostrar lo mucho que la sociedad sigue creyendo que lo femenino es sinónimo de debilidad.


TARGET & ENGAGEMENT
Nos definimos como una revista feminista; sin embargo, no escribimos solo para mujeres. Como ya mencioné, deseamos promover el feminismo a todas aquellas personas que estén interesadas y deseen conversar con nosotras. Sabemos que nos leen muchos hombres gracias a que nos lo han hecho saber escribiéndonos, lo cual nos alegra muchísimo.

Ahora bien, si nos ponemos a hablar de estadísticas tomando de referencia nuestra página de facebook (nuestro principal canal para generar el tan aclamado engagement con el público y lograr que hagan clic y visiten el sitio), estamos conscientes que las que más interactúan con nosotras son un 77% de mujeres entre 25 y 34 años.

 
MID 
Nuestra ciudad es sumamente conservadora y es desesperanzador lo poco empática que es la sociedad meridana. Esto puede verse claramente en redes sociales cada vez que sale a la luz una noticia que gire en torno a la mujer y se vuelva viral. Fue sumamente triste leer los comentarios (mayormente juicios y burlas) hacia las mujeres, modelos y edecanes locales, que participaron en el evento de Playboy en julio pasado. O cuando reapareció la chef de cierto restaurante popular, la gente no sólo la atacó a ella sino que además se dedicó a desprestigiar dicho restaurante. Leí comentarios en la fanpage del lugar que decían cosas como “nunca iría a un lugar en el que trabajara gente irresponsable como ella”. Se podía sentir el resentimiento y un odio irracional hacia la chica. Yo no podía creerlo.

También me decepcionan los medios locales y cómo abordan los feminicidios, casi siempre culpando a la víctima o publicando la noticia con títulos sensacionalistas o a través de videos con música y una narración simulando una novela de pésima calidad. Todo esto es lo que nos da aún más fuerza para continuar con nuestra labor en Somos Violetas. A Mérida le urge perspectiva de género, necesitamos promover el feminismo.


YES, PLEASE
El año pasado vi el documental She’s Beautiful When She’s Angry en el que nos cuentan cómo se crearon las primeras asociaciones feministas que lucharon por la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres. Además muestra la importancia que ha tenido y sigue teniendo el movimiento. El Eterno femenino de Rosario Castellanos es perfecto para entender la manera en que las mujeres muchas veces somos obligadas a ejercer cierto rol en la sociedad.

El segundo sexo de Simone de Beauvoir lo considero imprescindible para entender la construcción social del “deber ser” femenino.

Carol me recomendó la biblioteca feminista, en la que pueden encontrar una gran variedad de títulos para todos los gustos.

Virginia Woolf decía que una feminista es toda mujer que dice la verdad sobre su vida. Puedes comenzar leyendo a Jane Austen y su descripción sobre la mujer, su papel en la sociedad y el matrimonio, y seguir con los ensayos personales de Amy Poehler en Yes, Please.


PROYECTOS
Actualmente estamos trabajando en la campaña que tiene por nombre Denuncia al Macho, cuyo objetivo es el de empoderar a las mujeres, víctimas de la violencia, para que levanten la voz y denuncien sin sentirse culpables y con miedo. También para que la sociedad sea más autocrítica y reflexione sobre los juicios que ejerce en contra de las víctimas que denuncian. Además, tenemos programada una serie de presentaciones durante los próximos meses para seguir promoviendo el proyecto con la intención de que llegue a todos los rincones de Mérida.

En un futuro estamos planeando hacer un directorio con diversas instituciones y colectivos feministas para crear alianza y podamos ayudar a las mujeres que colaboran con nosotras. Me refiero a las que nos envían sus testimonios de violencia para la sección “Soy Violeta”, nos encantaría ofrecerles nuestro apoyo más allá de un espacio digital para contar sus historias. Por lo tanto, necesitamos establecer vínculos con instituciones ya sea gubernamentales o privadas que nos brinden su experiencia y conocimiento. Sería un gran trabajo en equipo.




Edición de textos: Christian Núñez
Imágenes: Somos Violetas