CONEJOBELGA

08 marzo 2017

¿qué tal el switch?



Si eres fan de Nintendo,
lo vas a disfrutar muchísimo.

Regresé a los videojuegos de forma tardía, a partir de Journey, un título que hasta ahora sigue pareciéndome la experiencia más emotiva para explicar el mito del héroe planteado por Joseph Campbell. También aprecio las experiencias maduras, como The Last Of Us y el reboot de Tomb Raider lanzado en 2013. Aun así llegué tarde al PS3, y poco después adquirí una Wii U. La consola presenta un catálogo excelente aunque reducido, sin duda por el abandono de los desarrolladores third party, una lección tremenda para Nintendo. Donkey Kong Country Tropical Freeze, Bayonetta 2, las remasterizaciones de Zelda Windwaker y Twilight Princess y Xenoblade Chronicles X son alucinantes, pero no bastan. Reviví glorias de otra época con la trilogía de Metroid Prime y el Other M, adquirí títulos de SNES bastante adictivos, como el clásico Axelay. Comprendí que mi elección por la gran N fue necesariamente un asunto de nostalgia, y que ese nicho es enorme. Las bajas ventas del Wii U no se corresponden con la calidad de sus lanzamientos.
Entonces llegó el Switch. O más bien, el anuncio de un nuevo Zelda que sería la despedida del Wii U y el primer capítulo de una consola híbrida. Y los sitios especializados empezaron a mostrar las distintas calidades que luciría el juego en ambas versiones. Después, hablaron del amargo sabor de los cartuchos (cubiertos con un agente químico, el benzoato de denatonio, ¡para evitar que los niños menores quieran comérselos!). Y de las fallas en los controles, la ausencia de apps como Netflix y navegadores web, la baja resolución de los screenshots que puedes hacer mientras juegas, y varios pormenores. En cuanto a lo técnico, el dispositivo me ha funcionado de maravilla. Los mandos Joy-Con son pequeños, confortables, y el dock no es más que una caja sencilla que permite lanzar la señal del procesador a la TV a 1080p/60FPS y audio 5.1, en cuestión de segundos y sin configuraciones dolorosas. Esa es la resolución máxima, así que habrá un HD fabuloso.



Como habrás escuchado antes, la batería de la tableta dura unas tres horas, tiempo suficiente de una partida completa. Por lo menos, en cuanto a títulos como Zelda Breath Of The Wild (BoTW), eso dura. Pero varía de un software a otro, así que podría extenderse a 6.5 horas. Es muy relativo. La interfaz gráfica luce minimalista y simple, básica e intuitiva. Por momentos, pienso que Nintendo apostó por un sistema que simplifique las operaciones a realizar en los menús, siguiendo el viejo adagio de menos es más. Ya que se trata de un dispositivo ultra ligero, estético y funcional, cada detalle de su arquitectura fue calculado milimétricamente. En el tiempo que llevo jugándolo, no he tenido ninguna de las complicaciones técnicas que reportan las web dedicadas. Lo que sí, definitivamente hay un antes y un después del Switch. Ni siquiera se parece a jugar en un ipad mini. Tiene el sello de la casa de naipes japonesa. Hasta en los sonidos preestablecidos encontrarás un guiño lúdico de Nintendo. 

Intencionadamente, he dejado para el final mis comentarios sobre el nuevo Zelda. Si lo pudiera describir en tres conceptos, diría que es inmersivo, épico y conmovedor. En estos días he avanzado con religiosidad los primeros santuarios hasta conseguir la entrada al calabozo de una bestia sagrada. El contenido del juego es literalmente monstruoso—se habla de 120 santuarios y 76 misiones secundarias—y cada rincón esconde un desafío. El diseño de arte combina el cel shading de Windwaker con animación al estilo Studio Ghibli. Y eso mata el corazón de cualquiera. La música me ha dejado impactado: Manaka Kataoka logra estremecer con sus arreglos a las melodías ya identificadas que forman parte del canon. Se escuchan acordes orquestales y tintineos electrónicos muy bien integrados dentro de la narrativa. El doblaje al español latino destaca por su precisión lingüística y buena sonoridad. En general, estamos ante una de las obras maestras de Nintendo: BoTW ha obtenido calificaciones perfectas. Si eres fan de la saga, lo disfrutarás muchísimo.